Internet: la razón #1 de frustración, pero no hablo de cualquier internet, hablo del INTERNET MÓVIL 4G con el cual tenemos la información del mundo a la mano, pero cómo mola cuando va lento o se desconecta.

Podemos ver que las telefónicas enfocan cada vez más sus esfuerzos por ofrecernos más sus servicios… pero no los de voz y mucho menos los de mensajes SMS, mas bien, vemos que ese esfuerzo van enfocados por vendernos un canal, el canal de los MEGAS. Actualmente este último canal es 4G, que puede llegar por especificación máxima-teórica de 150 Mbps. Con esa velocidad, tenemos Facebook Live y Youtube mientras viajamos o mensajes de voz y videos en WhatsApp. Ahora imaginemos ¿que pasaría si damos un salto de esos 150Mbps (que nunca ¡por nada en el mundo llegan a serlo!) a un real 1 Gbps? Seguro que no bastaría con tener tener mensajes en Super-Ultra-Mega-HD-3D.

Cada avance tecnológico de los últimos años nos han dado mejoras en nuestra calidad de vida, mejora en cómo nos comunicamos, nos educamos, nuevos ecosistemas económicos con puestos de trabajos como, conductor de UBER, instagramers, entre otros. Aunque también nos ha traído herramientas para distraernos más y más fácilmente. Pensemos en este caso en lo positivo y veamos esta próxima actualización de las redes de comunicación móvil como la siguiente revolución tecnológica que seguramente será.

Sumado a la velocidad, la latencia es una de las características a destacar en las próximas redes 5G. Esto nos permitirá tener conexión permanente mucho más rápida con los dispositivos, los cuales ya no sólo serán smartphones, o tablets, ahora, cada objeto que portemos podrán estar fácilmente conectado. Lo cual en teoría es maravilloso, así el iWhatch de hoy en día seria seguramente lo menos “smart” que podríamos portar.

Alguno se habrá preguntado, ¿1Gbps para no tener cobertura en el sótano de mi oficina? pues esta nueva generación busca mejorar la Eficiencia en el Espectro, para que no suframos de frustración por no poder mandar mensajes o ver videos mientras caminamos a nuestros coches después de la oficina y seguramente también para que comunidades más apartadas tengan acceso a información, así mejorar su calidad de educación y de vida.

Cada avance tecnológico ha significado mejoras en nuestra calidad de vida y nuestro desarrollo como especie, así que llevar esta mejora a más personas sin importar la distancia debe resultar en una mejora para nosotros.

Posiblemente por mucho tiempo vamos a seguir usando nuestras laptops, o iMacs que están conectadas por WiFi y que al momento son más rápidas que cualquier conexión celular, pero hay que reconocer que es una realidad que la distribución y consumo de contenido está orientado a dispositivos móviles y próximamente a las cosas, al “Internet of things”

Esperemos al 2020 para ver que nos trae el futuro de las redes móviles y saber como lo aprovechamos.