Millones. Son millones de personas las que en este momento están viendo un video en youtube; otros millones más están viendo imágenes en Facebook, muchos de ellos son memes; otros tantos están subiendo gifs para simplificar lo que quieren expresar, es más rápido e implica menos esfuerzo gramatical. Un caos perfecto. Una generación de información y contenido tan infinita que necesitamos números para que nuestra mente finita pueda entenderlo. La mayoría de ellos relacionados con el entretenimiento.

El Adele Carpool Karaoke, la canción Pen-Pineapple-Apple-Pen, lo que hay dentro del cascabel de una serpiente, el comercial de Cristiano Ronaldo y la niña que toca el Ukulele y canta con maestría, encabezan el top 5 de videos más vistos en 2016.

Pensando en esto me cuestiono si lo que más busca la gente en esta era del internet son cosas que nos entretienen o nos divierten, ¿será que de tanto sonreír, reír o carcajearnos nuestra vida ya es mucho mejor? Adivinen cuál fue mi conclusión.

Cada que leo la lista me es inevitable pensar en que hoy podemos buscar más fácilmente y encontrar miles, millones de resultados en un microsegundo. Sin embargo, me parece que aún no nos queda claro el qué queremos buscar. Somos como gallinas sin cabeza por la “megaruta de la información”, navegando más por inercia que con un objetivo en específico.

Sin ir tan lejos. De acuerdo al último estudio AMIPCI, en 2016 los mexicanos utilizaron internet para buscar información un 14% menos que el año pasado. Otra historia son los sitios más visitados: Google, Facebook, YouTube, Baidu (Buscador chino) y Yahoo.com respectivamente. Algo no cuadra. Principalmente usamos buscadores cuando accedemos a internet pero no los utilizamos para buscar información y si sí lo hacemos ¿qué tipo de información estamos buscando?

Sobre este punto Nike nos hace un recordatorio en una de sus recientes campañas, demostrando que en ocasiones (la mayoría de ellas en mi opinión) pierdes tiempo valioso en internet cuando podrías estar haciendo algo mucho mejor: correr, en este caso.  

¿De qué nos sirve tener una tecnología como ninguna otra para acceder a la información si esa información es totalmente irrelevante? Como siempre lo he pensado: uno no debería sentarse frente a la pantalla por más de siete horas diarias para después levantarse siendo exactamente la misma persona. Creo que esa idea ronda mi cabeza con más frecuencia en los últimos años.

En tanto industria digital, me parece que es nuestra responsabilidad intentar crear un equilibrio en la balanza a través de mensajes que sirvan para que nuestros lectores, consumidores, seguidores, etc., puedan tener una visión distinta sobre el mundo. Una visión relevante, fresca, novedosa, interesante, útil y/o divertida.

Dicho equilibrio es posible: los Pictoline y su propuesta gráfica para comunicar información, los Vice sin filtros para hablar sobre la realidad inmediata, los Destin Sandlin con su Smarter Every Day, los Playground y sus videos informativos, son sólo algunos ejemplos.

Para todo hay momentos, desde los memes con gatitos hasta la búsqueda clavada en wikipedia. Todo se vale, siempre y cuando dichos contenidos nutran tu realidad de alternativas. Recuerda que el que más conoce, más se divierte y no necesariamente el que más se divierte es el que más sabe. ¿Qué tipo de contenido quieres consumir hoy?